Comercio de Argentina con Brasil (1)

Introducción

En 1995 con la implementación de la Unión Aduanera (UA) imperfecta dentro del Mercosur, se inició una nueva etapa del proceso de integración económica entre Argentina y Brasil en su camino a la constitución del objetivo de alcanzar el mercado común (MC). Esta etapa se extiende hasta el año 2000 cuando se eliminan completamente las tarifas que se mantuvieron entre ambos países bajo el régimen de adecuación y la lista de excepciones al Arancel Externo Común (AEC), y comienza otra etapa de plena vigencia -para la mayoría de los bienes- de la UA entre ambos países, con la excepción del comercio de azúcar y automóviles que continúan sujetos a regímenes especiales y una lista reducida de productos exceptuados temporariamente del AEC; tales como, Bienes de Informática, Telecomunicaciones y de Capital.

Este trabajo se propone indagar en el comercio exterior de Argentina con Brasil en el período que va desde 1995 a 2000, para evaluar el papel que tuvo esta etapa del proceso de integración en la dinamización del comercio.

A partir de 1995, la vigencia del AEC junto a la apertura preferencial que se dio dentro del Mercosur y otras modificaciones (reembolsos y reintegros) alteraron sustancialmente las estructuras anteriores de protecciones. En el caso de Argentina, si bien el AEC implicó un aumento arancelario, la existencia hasta diciembre de 1994 de una tasa de estadística sobre las importaciones que para buena parte de los productos era del 10%, provocó que la protección nominal se redujera. La estructura arancelaria que presentaba un arancel promedio (incluida la tasa de estadística) del 14,3% se redujo momentáneamente un 40% hasta un 10,2%, eliminándose por tres meses la tasa de estadística; ya que por razones de emergencia económica, a mediados de marzo de 1995 se instaló la tasa de estadística nuevamente pero sólo para los bienes importados de países extra Mercosur (con la excepción de algunas mercancías; tales como, bienes de capital, informática y telecomunicaciones) y hasta un nivel del 3%. En definitiva, en conjunto estas medidas determinaron que la reducción inicial de la protección nominal fuera de sólo un 11%, hasta alcanzar un arancel promedio de 12,9% (2).

A la vez, la apertura preferencial intra Mercosur, eliminó definitivamente las tarifas dentro del Mercosur excepto para ciertos productos bajo el régimen de adecuación (Argentina incluyó 223 categorías; mientras que Brasil incorporó 29). Este régimen definió un calendario por el que las tarifas se reducían gradualmente hasta que, finalmente, en el año 2000 se eliminaban completamente para ambos países.

Posteriormente y dentro de la etapa analizada, se sucedieron otras modificaciones que implicaron algunas alteraciones a aquella estructura: en 1996, se modificaron los reintegros máximos extra e intrazona y se suspendieron los reembolsos a la exportación de bienes de capital. En 1998, al tiempo que aumentan los aranceles externos (3%) se reduce la tasa de estadística al 0,5% para productos extra Mercosur y continúan exceptuadas algunas mercancías; tales como, los bienes de capital, informática y telecomunicaciones.

Además, estos países fueron testigos durante toda la década del noventa de profundas transformaciones internas (fundamentalmente privatizaciones y marco regulatorio) y de dos shocks macroeconómicos exógenos que repercutieron con fuerza en los flujos comerciales entre ambos países: uno al comienzo del período analizado, la llamada "crisis del tequila" en 1995; y el segundo que se inició con la crisis de las economías asiáticas en 1997, que luego se propagó a la economía rusa a comienzos de agosto de 1998 y a la brasileña a fines de ese año.

La "crisis del tequila" incidió en la economía argentina a través de la reversión del flujo de capitales, obligando a realizar un fuerte ajuste que provocó una caída en el nivel de actividad y, como consecuencia, una disminución de las importaciones. Esto, acompañado con un Brasil en expansión y buenos precios para los productos de exportación argentinos, provocó que se alcanzara el superávit comercial con Brasil, tanto a través de un aumento en exportaciones como de una caída en importaciones.

La segunda crisis afectó directamente a uno de los países estudiados, obligándolo a dejar flotar su moneda e imponer medidas no arancelarias a sus importaciones que, junto a la fuerte desaceleración económica, implicaron una caída sustancial en el superávit comercial de Argentina con Brasil y necesariamente un retroceso en la profundización de la integración.

Como se puede observar en el gráfico 1, el tipo de cambio bilateral mejoró sustancialmente para Argentina a mediados de 1994, revirtiéndose significativamente en 1999 con la devaluación de la moneda brasileña.

Gráfico 1: Tipo de Cambio real bilateral Argentina-Brasil ($/Real)

Precios combinados índice 1991=100-

Fuente: Secretaría de Política Económica.

En el gráfico 2 se puede apreciar el impulso que dio al comercio entre los dos países la constitución del Mercosur en 1991 y la dinamización del mismo a partir de 1995 con la implementación de la Unión Aduanera imperfecta.

Gráfico 2: Intercambio Comercial con Brasil

(en millones de dólares FOB)

Fuente: elaboración propia con datos del SECEX (3).

Se propone, entonces, para analizar los resultados comerciales, en primer lugar, el análisis de la evolución del comercio total; en segundo lugar, la ponderación de la importancia del comercio para cada uno de los países a efectos de capturar asimetrías y; por último, el análisis en detalle de los comportamientos de los principales ítems de comercio; esto es, a nivel de 6 dígitos del sistema armonizado del Mercosur (S.A.).

(1) Este trabajo fue realizado por la Lic. Silvina Costantino consultora de la Dirección de Bienes y Servicios Reales bajo la supervisión de la Lic. Mercedes Juaristi Llorens.

(2) Lifstchitz E. y Crespo Armegol E. (2001)

(3) Se utiliza como fuente al SECEX de Brasil, debido a que los datos de importación de Argentina con anterioridad al año 1990, se encuentran disponibles sólo a valores CIF.

Volver